¿Cómo se elige un líder?

Cuando hablamos de liderazgo surgen preguntas… ¿Cómo se elige un líder?

¿Los líderes son los causantes de los logros de sus seguidores?

¿Todos los líderes provocan caídas y son responsables de las derrotas de los que se pierden?

Moisés había sido el líder de Israel por cuarenta años y sabe que está por morir y sabe que su ministerio ha terminado.

Fue Moisés y habló estas palabras a todo Israel, y les dijo: Este día soy de edad de ciento veinte años; no puedo más salir ni entrar; además de esto Jehová me ha dicho: No pasarás este Jordán. Deuteronomio 31:1-2

 Si él estaba por morir, si su ministerio había terminado pero aún había trabajo por hacer, debía existir aquel que lo haría. Y ese nuevo líder debía ser el elegido por Dios, no el que a Moisés le cayera más simpático.

Cómo se elige un líder
Cómo se elige un líder

Jehová tu Dios, él pasa delante de ti; él destruirá a estas naciones delante de ti, y las heredarás; Josué será el que pasará delante de ti, como Jehová ha dicho. Deuteronomio 31:3

Nosotros elegiríamos al que más nos rodea, al que nos cae más simpático… Dios elige al que puede hacer mejor el trabajo.

El tiempo que tenemos para obrar es ahora, no después y se termina, no perdamos el tiempo.

Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará. Deuteronomio 31:6

La orden de Dios sigue siendo la misma para el pueblo, sin importar cuál sea el líder, la orden es esforzarse.

Y llamó Moisés a Josué, y le dijo en presencia de todo Israel: Esfuérzate y anímate; porque tú entrarás con este pueblo a la tierra que juró Jehová a sus padres que les daría, y tú se la harás heredar. Deuteronomio 31:7

También sigue siendo la misma la orden para el nuevo líder: esforzarse para que el pueblo pueda entrar.

Esa sigue siendo la orden de Dios a los líderes hoy: esfuércense para que el pueblo entre al reino de los cielos.

Y mientras lo hacemos, no tengamos miedo, no estamos solos, Dios está con nosotros.

Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides. Deuteronomio 31:8

Pero hay algo que Josué debía tener claro, y los líderes debemos tener claro.

Y Jehová dijo a Moisés: He aquí, tú vas a dormir con tus padres, y este pueblo se levantará y fornicará tras los dioses ajenos de la tierra adonde va para estar en medio de ella; y me dejará, e invalidará mi pacto que he concertado con él; y se encenderá mi furor contra él en aquel día; y los abandonaré, y esconderé de ellos mi rostro, y serán consumidos; y vendrán sobre ellos muchos males y angustias, y dirán en aquel día: ¿No me han venido estos males porque no está mi Dios en medio de mí? Pero ciertamente yo esconderé mi rostro en aquel día, por todo el mal que ellos habrán hecho, por haberse vuelto a dioses ajenos. Deuteronomio 31:16-18

Muchos, pero muchos, de aquellos a los que trabajas y te esfuerzas para que entren, se irán al mundo, algunos regresarán pero otros se perderán y no es porque fuiste mal líder, es porque esa fue la decisión de ellos.

Seguir leyendo…
Comparte este mensaje
Close